El desarrollo comunitario debe ser un proceso interno e inherente a la comunidad, siendo sus habitantes los máximos protagonistas del mismo. Nadie conoce los problemas comunitarios mejor que los mismos comuneros; asimismo no puede haber un desarrollo real y sostenible sin la voluntad y el trabajo de la comunidad.